Arriba cartel dibujado por la artista e ilustradora granadina Ana Ferre. Derecha, fotografías de Xiana Cid.

El cerco de Leningrado

¿Puede una obra de teatro ser tan subversiva como para incomodar no sólo al régimen establecido sino a tus propios compañeros de reparto hasta desembocar en el asesinato de uno de ellos? La obra El cerco de Leningrado se había protegido con el anonimato y cuarteado para que ningún actor conociera el texto de los otros, y sin embargo...

Ahora, pasados veinte años, pasadas todas las guerras, vuelven a recordar las únicas dos supervivientes de La compañía “del Fantasma” los sucesos de aquellos últimos momentos como única manera de mantener el teatro en pie, de reivindicarse, de existir; aunque sólo sea a base de quemar los recuerdos de aquellos días.